consejos para la higiene bucodental de los niños

Una higiene bucal adecuada empieza antes de que empiecen a salir los dientes. Se recomienda que los padres limpien las encías de sus bebés después de amamantarles o darles el biberón con una gasa o un cepillo de dientes para bebé usando únicamente agua (sin dentífrico). Cuando a un niño le sale su primer diente, los padres deben cepillarle durante dos minutos dos veces al día y empezar a usar un cepillo de dientes de cerdas suaves especial para niños con un cabezal acolchado y una pequeña cantidad de dentífrico sin flúor.

  • Los niños mayores de dos años deben usar dentífrico con flúor para prevenir la caries a medida que sus dientes continúan desarrollándose. Cuando tus hijos cumplan dos años, motívales para que se cepillen los dientes. No obstante, debes continuar supervisándoles y volver a cepillárselos para asegurarte de que queden limpios.
  • Si un niño se resiste a que se le cepillen los dientes, los padres deben ser creativos y hacerlo divertido, y, naturalmente, usar un cepillo con sus personajes de dibujos animados favoritos puede hacer del cepillado una experiencia más agradable.
  • En el caso de los niños mayores de dos años, los padres deben ser conscientes de cómo los hábitos alimenticios y el consumo de bebidas afectan tanto a la salud bucal como al estado de salud general. Los padres pueden promover hábitos saludables limitando el consumo de bebidas azucaradas, dejar de usar el biberón o vasito para bebés y proponer opciones sanas para comer.

Aunque los niños pequeños piensen que pueden cepillarse por sí mismos, la mayoría no desarrollan la destreza manual suficiente para lavarse bien los dientes hasta que cumplen siete años. Hasta entonces, ayuda a tu hijo a cepillarse y usar hilo dental. Empieza dejándole que se cepille los dientes y use hilo dental por sí mismo y, después, ayúdale a hacerlo de nuevo. A la mayoría de los niños pequeños les cuesta seguir una rutina regular, así que intenta cepillarte y usar hilo dental por la mañana y la noche al mismo tiempo que tus hijos, para que sea una actividad en familia.

A los niños mayores de cinco años les empiezan a salir sus primeros molares permanentes, por lo que es importante que usen un dentífrico con flúor, con posterior enjuague con colutorio.

Una vez que los niños empiezan a ir al colegio, los padres ya no controlan lo que comen durante el día. Sirve de ejemplo a tu hijo siguiendo una dieta sana y variada, y una rutina de higiene bucal regular que incluya cepillado de dientes dos veces al día y usar hilo dental a diario. Dar mayor importancia y tiempo de cepillado por las noches. Dale fruta, verdura y alimentos integrales en abundancia como aperitivos saludables y restringe al máximo su consumo de bebidas azucaradas, ya que son uno de los factores causantes de la caries.

Los niños mayores de ocho años deben usar un dentífrico y colutorio con flúor y un cepillo de dientes diseñado para una combinación compleja de dientes de leche y permanentes de diferentes tamaños.

Una de las mejores maneras de prevenir la caries en los niños es fomentar su interés por la higiene dental diaria. Al fin y al cabo, es probable que cepillarse los dientes no sea una de sus actividades favoritas. Pero se puede hacer que les resulte más agradable (y hasta divertido) eligiendo un dentífrico que les guste que hoy en día hay una gran variedad de sabores y un cepillo dental que les guste y quieran usar.

Si tienen cualquier pregunta sobre este tema, no duden en visitar nuestra clínica dental en Málaga y nuestros dentistas especialistas en niños se las resolverán.

 

WhatsApp chat