Dieta saludable para dientes sanos: los trastornos alimentarios como la anorexia y bulimia afectan al 15% de las niñas y tienen graves consecuencias para la salud dental.

Clínica dental Boca&Boca Málaga Anorexia, Bulimia: los dientes también sufren las consecuencias


Aunque la mayoría de las personas son conscientes de estas enfermedades y reciben tratamientos psiquiátricos, a menudo se pasa por alto su impacto en la salud bucal. Dientes gastados, caries, encías retraídas, alergias… los trastornos alimentarios, sobre todo cuando incluyen vómitos, suelen provocar daños irreversibles. Mientras espera superar la enfermedad, comprender los métodos actuales puede ayudar a limitar el daño..

 


LOS TRASTORNOS ALIMENTICIOS, COMO LA ANOREXIA Y BULIMIA, INFLUYEN EN LOS DIENTES


Los trastornos alimentarios afectan al 15% de las adolescentes en diversos grados, mientras que el impacto en la población masculina es de 5 a 10 veces menor. Se caracterizan por una atención constante a la comida, cambios en la imagen de sí mismos y un control excesivo del peso, lo que afecta las relaciones físicas, mentales y sociales.
Los trastornos alimentarios se manifiestan principalmente como anorexia (restricción alimentaria) y bulimia (convulsiones compulsivas). Estas dos enfermedades pueden alternarse o seguirse. Suelen ir acompañadas de laxantes o conductas compensatorias destinadas a limitar el aumento de peso (inducir el vómito, uso de laxantes, ayuno, actividad física excesiva, etc.). En la forma más grave, asumiendo un índice de masa corporal (IMC) por debajo del 17,5% y problemas hormonales, la anorexia afecta del 0,9 al 1,5% de las mujeres y del 0,2 al 0% de los hombres y al 3% de los hombres.

LESIONES DENTALES CARACTERÍSTICAS.

El daño dental asociado con los trastornos alimentarios implica desgaste químico y mecánico. Lógicamente, las lesiones provocadas por los vómitos se van encontrando en el camino: afectan principalmente al interior de los dientes, en el lateral del maxilar superior, comenzando en la unión de encías y dientes, y en los dientes frontales. Finalmente, el esmalte desapareció por completo desde el interior. Los dientes se biselan y pierden su altura. Las dietas especiales de los pacientes con exceso de comida y trastornos alimentarios a menudo provocan reflujo gastroesofágico por la noche, lo que puede provocar más episodios de ácido gástrico inadvertidos. En cualquier caso, la superficie rota de los molares no se conserva, sobre todo porque suele haber saliva insuficiente y / o de mala calidad por desnutrición que ya no puede neutralizar la acidez bucal. La lesión está primero en la parte que sobresale, luego se extiende y perfora el diente molar, perdiendo eventualmente su tamaño.

CARIES Y DOLORES DE TODO TIPO.

Además de tener los dientes fragilizados por los ataques ácidos, poco protegidos por una saliva y defensas inmunológicas degradadas, las víctimas de trastornos alimenticios consumen muchos productos ricos en azúcar cuando viven una crisis compulsiva, pero también sodas o leche azucarada para vomitar. De este modo, las caries aparecen rápidamente.
A causa de la pérdida de esmalte, los dientes se vuelven más sensibles, dolorosos al contacto con el frío, los ácidos, las azúcares y a veces incluso el cepillado. La dentina, naturalmente más amarilla que el esmalte se colorea también más fácilmente al contacto con los alimentos, provocando una degradación estética.
Luego de una decena de años de sufrir estas condiciones, a menudo hacia la edad de 30 años, la pérdida de tamaño se vuelve visible, perjudicial desde el punto de vista estético y funcional, sobre todo porque los dientes tienden a romperse. 

LIMITAR LAS REPERCUSIONES ESTÉTICAS Y FUNCIONALES.

Recomendamos a los pacientes que vomitan, enjuagarse la boca solo con agua y esperar por lo menos veinte minutos antes de cepillarse los dientes, consejo válido también para después de ingerir alimentos y bebidas ácidas.
Los dientes deben cepillarse verticalmente, las encías hacia las extremidades, apoyando el cepillo de forma que las cerdas accedan a los espacios interdentales, con un cepillo de dientes suave y un dentífrico no abrasivo, idealmente remineralizante. 
A menudo las personas afectadas por trastornos alimenticios también consumen tabaco, alcohol y a veces diversas drogas que influyen en la degradación de los dientes (coloraciones, ataques ácidos, disminución del flujo salival, mala salud general). Inversamente, masticar chicle sin azúcar de vez en cuando estimula la producción de saliva limitando el reflujo gastroesofágico.

WhatsApp chat